Diagnóstico

Nuevo método de diagnóstico para Fiebre Aftosa desarrollado en el Reino Unido.

Científicos del Instituto de Fiebre Aftosa de Pirbright, en el Reino Unido han desarrollado un nuevo método de diagnóstico para la caracterización de virus de Fiebre Aftosa, de mayor simplicidad y menor costo. Seguir leyendo...

Seguir leyendo

octubre 28, 2016

Nuevo método de diagnóstico para Fiebre Aftosa desarrollado en el Reino Unido.

Científicos del Instituto de Fiebre Aftosa de Pirbright, en el Reino Unido han desarrollado un nuevo método de diagnóstico para la caracterización de virus de Fiebre Aftosa, de mayor simplicidad y menor costo. Seguir leyendo...

Seguir leyendo

octubre 18, 2016

Enfermedad Devastadora Crónica de los Ciervos. Nuevo método de diagnóstico no invasivo

Investigaciones realizadas por un grupo de investigadores de las Universidades de Saskatchewan en Canadá y el Center of Excellence for Emerging and Zoonotic Diseases en la Universidad de Kansas, el National Institutes of Health en Rocky Mountain Laboratories, y el Prion Research Center at Colorado State University en EE.UU. han demostrado que es posible realizar el diagnóstico de la Enfermedad Devastadora Crónica de los Ciervos por medio de métodos pre-mortem con más del 77% de correlación con respecto a los métodos post-mortem (inmunohistoquímica) empleados para el diagnóstico de enfermedades priónicas. El método utilizado es de RC-QuIk sobre muestras de hisopados y biopsias nasales y colorrectales. El hallazgo ha sido publicado recientemente (ver fuente). Fuente: PROMED, Elk Research Council, Elk Research Council

septiembre 2, 2016

La WHO estimula el uso de las pruebas de diagnóstico rápido en Tuberculosis

La WHO/OMS recomienda el uso de los test de diagnóstico rápido en la detección de la Tuberculosis como medio de implementar rápidamente el tratamiento correspondiente y evitar la aparición de cepas multirresistentes de Tuberculosis. La WHO/OMS ha alertado a la comunidad mundial sobre la emergencia cada vez más frecuente de cepas de Mycobacterium tuberculosis resistentes a los tratamientos antibióticos. Para ello recomienda utilizar test de diagnóstico rápido que permitan identificar rápidamente la resistencia/sensibilidad antibiótica de las cepas a fin de acelerar los tratamientos. Fuente: WHO

junio 7, 2016

Desarrollo de un test de diagnóstico rápido para Zika

La compañía Alemana GENEKAM ha desarrollado el primer test de diagnóstico rápido que permite el diagnóstico del la infección por el virus Zika en muestras de sangre de humanos infectados enfermos o inaparentes. El diagnóstico se realiza en tiempo real, y se basa en la detección del ácido nucleico viral. La primer detección del virus Zika ocurrió en Uganda en 1947, y luego en Nigeria en 1954. En 1960 se detectó en Malasia y en el año 2007 en Micronesia. En el año 2014 paso a las islas del pacífico (Nueva Caledonia, Isla de Cook y la isla de Pascua) y en 2015 fue detectado en México y en Ecuador donde inicia su incursión en territorio sudamericano. Fuente: DW

marzo 8, 2016

Un grupo de investigadores de la Universidad de Guelph ha creado una nueva herramienta para diagnosticar los brotes de Influenza Aviar

Un grupo de investigadores de la Universidad de Guelph ha creado una simple y efectiva herramienta portátil que diagnostica los brotes de Influenza Aviar en granjas avícolas. La herramienta utiliza una pequeña muestra de sangre y permite saber, con un simple cambio químico de color, no sólo si un pollo tiene Influenza Aviar sino también qué cepa viral está involucrada. Actualmente, se necesita mandar las muestras al laboratorio, donde se puede tardar de ocho horas a dos días en obtener los resultados, lo que supone mucho tiempo. Este test sólo precisa de dos a tres minutos para la incubación, transcurridos los cuales se obtiene los resultados inmediatamente, por lo que es más práctico y rentable. Las técnicas convencionales son laboriosas y llevan mucho tiempo; además, requieren instalaciones especiales y caros instrumentos de laboratorio. El objetivo de los científicos era crear una prueba que pudiera ser utilizada por cualquier persona, por lo que la han diseñado de tal forma que los cambios finales de color determinan el tipo de virus y se puede diferenciar entre una cepa humana y una cepa aviar. Para controlar cualquier brote es fundamental conocer la cepa causante, ya que la identificación de la cepa determina qué opciones de control se debe usar. El dispositivo utiliza nanopartículas de oro (partículas microscópicas) y partículas cuánticas brillantes y detecta de forma rápida y sensible proteínas de superficie del virus en muestras de sangre de las aves. El nuevo nanobiosensor puede detectar las cepas de H5N1 y H1N1 y, mediante algunas modificaciones, la técnica desarrollada tiene el potencial de detectar la cepa H5N2. El subtipo H1N1 se ha adaptado a humanos, mientras que la mayoría de los subtipos H5 están orientados a aves. El equipo de investigadores ha creando una herramienta de diagnóstico zoosanitario rápida que necesita menos volumen de sangre, menos productos químicos, menos tiempo y puede ser utilizada en el lugar de ocurrencia. El diagnóstico definitivo/confirmatorio deberá ser realizado siempre con las técnicas confirmatorias recomendadas por la OIE. Fuente: Portal Veterinaria

julio 1, 2015

Identifican la estructura 3D de la cáspside del virus de la Leucosis Bovina.

Un grupo de científicos uruguayos logró un avance importante al identificar la estructura 3D de la cáspside del virus de la Leucosis Bovina, que facilitará el diagnóstico de esta enfermedad y reducirá costos en los análisis respectivos. La cáspside es uno de los componentes principales del virus y posee gran flexibilidad, lo que resulta esencial para el ensamblado de la partícula infecciosa, destacaron los investigadores en la conferencia de prensa en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay (MGAP). Esta observación no se había logrado con ningún retrovirus, razón por la cual el trabajo fue publicado por la prestigiosa revista internacional Science. El hallazgo es el resultado de un trabajo desarrollado por el Institut Pasteur de Montevideo, en colaboración con la Facultad de Medicina de la UdelaR que logró ese objetivo en base a imágenes de alta resolución. El equipo fue liderado por los investigadores Gonzalo Obal, Felipe Trajtenberg, Federico Carrión, Lorena Tomé, Nicole Larrieux, Otto Pritsch y Alejandro Buschiazzo. Según los científicos, se abren ahora posibilidades importantes para avanzar en las técnicas de diagnóstico y su incidencia en el manejo de esta enfermedad en los rodeos, incluso para cumplir con exigencias de la exportación de animales. También es fundamental para lograr nuevos medicamentos antivirales de futura utilidad en Leucosis Bovina y otras enfermedades causadas por retrovirus. El director general de los Servicios Ganaderos del MGAP, Francisco Muzio, valoró el descubrimiento vinculado a una enfermedad que tiene incidencia importante sobre todo en el ganado lechero y puede llegar a lograr para el diagnóstico de la Leucosis Bovina una técnica diferente y a menor costo. La prevalencia de la enfermedad es importante en el ganado lechero. Según los últimos estudios realizados en 2002 la prevalencia de esta enfermedad en Uruguay se ubica en un 45% al 50%. Fuente: El Observador.

julio 1, 2015

Una nueva técnica permite revelar el historial de infecciones virales en humanos

Una nueva prueba examina los anticuerpos presentes en el torrente sanguíneo de una persona para revelar el historial de los virus que lo han infectado a lo largo de su vida, esta noticia fue publicada en el último número de la revista Science. El método podría ser útil no sólo para el diagnóstico de enfermedades actuales y pasadas, sino también en el desarrollo de vacunas y el estudio de los vínculos entre los virus y los padecimientoscrónicos. Los investigadores dirigidos por el biólogo Stephen Elledge del Hospital Brigham and Women's de Boston y la Escuela Médica de Harvard dicen que con la nueva prueba, llamada VirScan, pueden mirar cada infección actual o pasada de un sólo golpe.

Seguir leyendo

junio 18, 2015

Prometedora técnica podría diagnosticar in vivo Encefalopatía Espongiforme Bovina

Una nueva investigación de la Universidad Estatal de Iowa muestra que es posible detectar en forma temprana casos de Encefalopatía Espongiforme Bovina (BSE/EEB) mediante el examen de la retina del animal afectado. La Encefalopatía Espongiforme Bovina (BSE/EEB), más comúnmente conocida como “enfermedad de las vacas locas”, es una enfermedad neurodegenerativa incurable causada por proteínas cerebrales mal plegadas conocidas como priones. La EEB clásica requiere un periodo de incubación de varios años y todo esto ocurre sin que los productores o veterinarios noten síntomas siendo generalmente la enfermedad descubierta cuando el animal ya no puede valerse por sí mismo. Esta nueva investigación llevada a cabo por el departamento de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Iowa demuestra que el estudio de las retinas del ganado puede identificar animales infectados hasta 11 meses antes de que muestren signos de enfermedad. Los resultados de esta investigación tiene implicaciones en la seguridad sanitaria de los alimentos ya que los métodos de detección utilizados en la investigación podrían adoptarse para los animales destinados para el consumo siendo la identificación de esta enfermedad más rápida que la llevada acabo por métodos convencionales. Además esos métodos podrían utilizarse para enfermedades similares en otras especies. La investigación también puede contribuir al diagnóstico rápido de la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson en los seres humanos. Fuente: Iowa State University News

mayo 8, 2015

En Argentina secuencian por primera vez un virus Orf autóctono

Por primera vez en la Argentina, científicos del INTA descifraron la información genética de un virus que afecta principalmente a ovinos y caprinos, y en raros casos a humanos. El estudio podría facilitar nuevas estrategias de diagnóstico y tratamiento. Se trata de virus Orf, agente causal del ectima contagioso o “boquera”, una enfermedad de amplia distribución mundial que produce características llagas y lesiones costrosas en mucosas y piel de áreas sensibles, como labios, narices, ubres y pezuñas. Aunque su mortalidad es muy baja (menos del 5%), impide que los animales se alimenten normalmente y por ende produce pérdidas productivas importantes. Más info...

Seguir leyendo

mayo 7, 2015

La Encefalopatía Espongiforme Transmisible Bovina Atípica (BASE)

La Encefalopatía Espongiforme Transmisible Bovina (o BSE en inglés) fue descripta en Gran Bretaña en mil novecientos ochenta y seis y pertenece al grupo de enfermedades llamadas Prionopatías o Encefalopatías Espongiformes Transmisibles (TSEs en inglés). Otras enfermedades del grupo son: el Scrapie en las ovejas y cabras; la Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en la especie humana; y el Creutzfeldt Jakob variante, una zoonosis producida por la BSE. Las prionopatías constituyen el único grupo de enfermedades que tiene descriptas tres etiologías posibles no excluyentes: formas infecciosas, formas genéticas, y formas idiopáticas. El prion, que es una proteína normal de la sinapsis neuronal, cuyo título es especialmente alto en el Sistema Nervioso Central (y su sigla es PrPc), puede adquirir una conformación tridimensional que le confiere patogenicidad (ej. la capacidad de infectar y producir enfermedad). Esta proteína alterada (cuya sigla más común es PrPsc), es considerada el componente crucial del agente infectivo –aunque no el único–. El mecanismo para adquirir esta patogenicidad es por contacto (interacción) entre isoformas de la proteína prion sana (PrPc) con isoformas de la proteína prion anómala (PrPsc), esto implica una vía de infección (ej. oral, intracerebral, otras). Durante dos décadas se asumió que la BSE era producida por una única “cepa priónica”. Pero en 2004, se reportaron en Francia y en Italia dos nuevas cepas atípicas en el ganado bovino. Hasta 2013 se han reportado más de 60 animales con BSE atípica en animales de más de ocho años, en algunos países de Europa (ej.: Alemania; Canadá; EE.UU.; Japón y Brasil). Si bien, entre los científicos existen consensos fuertes (aunque no absolutos) sobre el agente que produce estas enfermedades, también hay discusión y controversia en la interpretación de algunas observaciones experimentales que a veces no son comparables o compatibles. Este concepto es distinto al de cepa (cuasiespecie) viral y es complejo ya que se denomina “cepa priónica” al fenotipo (perfil) clínico, neuropatológico y molecular que se produce en un animal infectado experimentalmente con tejido (generalmente cerebro) de otro animal ya enfermo. Esto incluye variables de campos diferentes y técnicas moleculares con puestas a punto delicadas –no siempre fáciles de reproducir o comparar– (distintos anticuerpos; animales huésped; inóculos; insumos; etc.). Los experimentos de caracterización de una cepa, generalmente se realizan en dos etapas. En la primera se inoculan animales de laboratorio (ratones transgénicos o no) con una cepa exógena (vacuna; humana; u otra), de este “primer pasaje” generalmente sólo una parte de los animales se enferma (attack rate bajo) con tiempos de incubación largos. En la segunda etapa se inocula el mismo tipo de ratones con inóculos de cerebros enfermos de los ratones del primer pasaje, este segundo pasaje suele tener un attack rate cercano al 100% y uniformidad en los tiempos de incubación que se acortan significativamente. La caracterización en sí de estas cepas se realiza desde tres aproximaciones técnicas.

  1. Características bioquímico-moleculares de los priones anormales (PrPsc): es el perfil electroforético, en el Western Blot (WB), de las tres isoformas (bi-; mono- y no glicosiladas) con que se fábrica la proteína prion después de tratarlas con una proteasa. El Western Blot permite caracterizar la cantidad de cada una de las 3 isoformas (glycoform ratios) y el peso molecular relativo de cada una de ellas en una foto. Luego es posible comparar estos parámetros entre distintas cepas de infección de partida. Ahora bien, las observaciones entre dos laboratorios están condicionadas a que usen el mismo anticuerpo y el mismo protocolo.
  2. Características neuropatológicas: involucra el patrón de deposición en el cerebro (dentro o fuera de las neuronas); formación de agregados (a veces amiloide); patrón de espongiosis y perfil de cuantificación por zonas del cerebro afectadas.
  3. Características clínicas del ratón enfermo: tiempo de incubación desde la infección al comienzo de signos clínicos; tiempo entre el comienzo de síntomas y muerte, etc. Otra característica de cada cepa es la dosis necesaria para enfermar a la mitad de los animales inoculados (o LD50%), o en experimentos más limitados directamente la tasa (%) de afectados (rate attack).
Las primeras descripciones de la BSE-C (de clásica) indicaban que era causada por cepa priónica capaz de atravesar la barrera de especie y mostrar características estables al ser transmitida a otras especies. La transmisión accidental a gatos; ungulados exóticos; carnívoros de zoológico y humanos mostró que características moleculares tales como: el tamaño del núcleo (core) y su resistencia a proteólisis (un estándar diagnóstico); o el glycoform ratio con predominancia de la isoforma de alto peso molecular (ej. la isoforma biglicosilada) se repetían establemente corroborando esta suposición. La característica molecular saliente de la Encefalopatía Espongiforme Bovina “con amiloide”, llamada BASE (bovine amiloidotic spongiform encephalopathy), es que sus tres isoformas (post degradación proteolítica y Western Blot) son de menor peso molecular que en la BSE-C, con predominancia de las isoformas del prion mono y no-glicosiladas. A su vez, mediante la misma técnica (WB) se distinguieron dos subtipos de BASE que difieren en el peso molecular de la isoforma no-glicosilada: la BASE tipo H (de high) que es 1-2 kDa más pesada que su correspondiente en la BSE-C; y la BASE tipo L (de lite) que es levemente más liviana. En cuanto a la deposición neuropatológica, las cepas atípicas identificadas en Italia en animales de 11 y 15 años, se diferencian de la BSE-C por la presencia severa de placas de amiloide de PrP; el involucramiento de las cortezas; del sistema olfativo; del hipocampo y del tálamo; con relativamente poco involucramiento del tallo cerebral. Los modelos animales usados en distintos experimentos de infección y caracterización de BASE y BSE-C son: macacos (primates); ratones transgénicos a los que se les ha quitado su gen del prion murino y reemplazado por el gen prion humano (un ratón “humanizado” desde el punto de vista de la proteína prion); ratones transgénicos similares con el gen del prion bovino; y ratones de laboratorio no transgénicos pero bien caracterizados; entre otros. En conclusión, de los ejemplos analizados queda claro, que la peligrosidad (o inocuidad) de estas llamadas cepas atípicas está lejos de estar resuelta. Son infectivas; son linfotróficas y dependiendo del modelo de infección (ej.: bovino; primate; ratón transgénico “bovinizado” o “humanizado”) son más o menos virulentas que la BSE clásica, comparten similitudes y diferencias; y la heterogeneidad que suele observarse en otras entidades del grupo neurodegenerativo de las prionopatías. Fuente: con la colaboración de Cristián Begué y Carlos van Gelderen, PROSAIA.

marzo 3, 2015

Una tercera cepa de PED se identificó en EE.UU. y se informó la infección por este virus en animales de terminación

El Consejo Nacional de Productores de Cerdo de EE.UU. informó la detección de una tercera cepa del virus de la Diarrea Epidémica Porcina (PED). El presidente de este consejo, el veterinario Howard Hill, indicó que era de esperarse que las mutaciones del virus de esta enfermedad se evidenciaran con el tiempo. También informó que el número de casos de virus PED han disminuido este invierno en comparación con el brote ocurrido durante el invierno del año pasado y advirtió que ha habido algunos casos PED en animales de terminación/recría, lo cual no fue reportado durante el año pasado.

Seguir leyendo

enero 19, 2015

Autoridades de salud de EE.UU. identifican un nuevo virus mortal transmitido por garrapatas

Un nuevo virus fue descubierto después de la muerte de una persona en el sur de Kansas, dijeron este lunes las autoridades de salud, quienes creen que se trasmite por la picadura de garrapatas y otros insectos. El Departamento de Salud y Ambiente del estado dijo –que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) confirmaron mediante pruebas la presencia de lo que se ha llamado virus Bourbon–. Se le puso ese nombre al virus por el condado Bourbon, donde vivía la víctima. La portavoz del Departamento de Salud y Ambiente de Kansas, Aimee Rosenow, dijo ­que hasta el momento se trata del único caso confirmado del virus–. Agregó que se desconoce con exactitud como contribuyó el virus a la muerte del paciente. El departamento declinó identificar al paciente fallecido con el argumento de que deseaba protegerlo y a los miembros de su familia. Los síntomas se parecían a los de otras enfermedades transmitidas por las garrapatas, según las autoridades. Fuente: 24-horas

enero 8, 2015

PANAFTOSA inauguró su nuevo laboratorio de referencia para la Fiebre Aftosa

El Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (PANAFTOSA) inauguró su nuevo laboratorio de referencia (OIE/FAO) para la Fiebre Aftosa en Brasil. Las instalaciones están localizadas en el Estado de Mina Gerais y cuentan con los estándares internacionales de bioseguridad para el manejo del virus de la Fiebre Aftosa. Se piensa incluir otros patógenos animales en el trabajo de este laboratorio (Influenza, Encefalomielitis Equina). Fuente: http://www.panamaon.com/noticias/salud/1153122-panaftosa-inaugura-un-laboratorio-de-referencia-para-fiebre-aftosa.html

octubre 8, 2014

La OIE avanza en el control de las enfermedades de las abejas

En todas las regiones del mundo, la apicultura forma parte integral de la agricultura, ya sea como actividad principal o complementaria. A menudo, se practica a pequeña escala y constituye un modo de producción tradicional en numerosos países. El tamaño de las empresas apícolas depende del contexto socioeconómico: en ciertos países, bastan veinte colonias de abejas para la subsistencia de una familia completa, mientras que, en otros, una sóla empresa puede contar hasta con 2.000 colmenas.

La miel y la jalea real son un ejemplo de alimentos de gran valor, fruto de las actividades melíferas. Además, las abejas tienen una función preponderante en el equilibrio de los ecosistemas, puesto que son las principales polinizadoras de las plantas, tanto silvestres como cultivadas, y facilitan así su perennidad y la biodiversidad. Gracias a las abejas, el hombre obtiene cosechas abundantes de frutas y verduras, lo que contribuye a la seguridad alimentaria mundial.

La desaparición de estos polinizadores clave, ya sean de cría o salvajes, representaría un desastre en términos biológicos, agronómicos, medioambientales y económicos. Preservar la buena salud de estas poblaciones de insectos polinizadores, que agrupa más de 17.000 especies referenciadas, constituye un desafío sanitario crucial que merece toda la atención de la comunidad mundial. Es muy difícil diagnosticar y controlar las enfermedades de las abejas melíferas que viven únicamente como colonias altamente socializadas. Las observaciones clínicas y de diagnóstico son aún más determinantes en este campo que para otras especies del reino animal.

A pesar de enfrentarse a grandes dificultades, se observa que, pese a la función esencial de las abejas, se presta menos atención a la apicultura que a otros sectores de la producción animal.

De hecho, la evolución de las prácticas agrícolas tiene grandes consecuencias sobre las poblaciones de abejas e insectos polinizadores silvestres. En casi todos los casos, las enfermedades de las abejas son elementos agravantes de otros factores que contribuyen a la destrucción de las colonias, como el uso no responsable de los pesticidas. El incremento de las superficies cultivadas por polinizar intensifica el recurso a la apicultura migratoria, lo que agrava las dificultades de control de las enfermedades y favorece la transmisión de enfermedades entre las colonias. Por su parte, el desarrollo de monocultivos genera un empobrecimiento de las especies vegetales cultivadas y, por lo tanto, de los nutrientes disponibles para las colonias.

La contaminación medioambiental, de todo tipo, también constituye una fuente de intoxicación para las abejas y de debilitación de las colonias. Esta situación se asocia con una falta de interés de las empresas farmacéuticas, un arsenal terapéutico limitado, y con la ausencia de formación de numerosos apicultores cuya pasión y empirismo no siempre pueden compensar la carencia de conocimientos de orden técnico. De este modo, se falla en la detección de los primeros síntomas de enfermedades y en la aplicación de las medidas de bioseguridad apropiadas dentro de las colmenas, y, desgraciadamente, se impulsa el uso inadecuado de productos terapéuticos.

Frente a esta inquietante situación, y teniendo en cuenta su mandato de mejorar la sanidad y la protección de los animales en el mundo y, a la vez, luchar contra la pobreza y el hambre, recientemente, la OIE reafirmó su compromiso con el sector e integró la mortalidad y las enfermedades de las abejas como una de las prioridades de su Plan Estratégico 2011-2015. No obstante, la salud de las abejas no es un tema nuevo para la OIE: la primera resolución al respecto fue adoptada en 1947 por los Delegados de los Países Miembros.

Más allá de la muy mediatizada disminución de las colonias de abejas melíferas durante estos últimos años en América del Norte, Europa o Japón, la OIE realiza un trabajo de fondo destinado a brindar a los servicios veterinarios de todo el mundo recomendaciones coherentes y basadas en fundamentos científicos en cuanto a las enfermedades de las abejas y las precauciones que se deben tomar para evitar la transmisión transfronteriza.

Es un hecho que la mundialización de dichas enfermedades se explica, sobre todo, por la falta de control por parte de los servicios públicos de los intercambios transfronterizos de los genitores, el material genético o los productos derivados de la agricultura. Resulta primordial recordar que, en general, la mortalidad de las abejas se debe a las enfermedades habituales, entre ellas, las 6 principales infestaciones de la Lista de la OIE causadas por: Acarapis woodi, Paenibacillus larvae, Melissococcus plutonius, Aethina tumida, Tropilaelaps spp. y Varroa spp. El ácaro Varroa, pequeño artrópodo responsables de la Varroasis, ya ha invadido casi todo el planeta y provoca, sólo o asociado a otros factores de origen viral o químico, daños considerables en las abejas a escala mundial.

Por lo tanto, se han elaborado normas sanitarias internacionales relativas a estas enfermedades, democráticamente adoptadas por los 178 Países Miembros. En particular, este trabajo permite establecer certificaciones oficiales que aporten garantías confiables para los intercambios comerciales de genitores, material genético o productos de la apicultura.

Asimismo, la OIE promueve un refuerzo de las capacidades de los Servicios Veterinarios nacionales, con el fin de mejorar la calidad de la vigilancia de las colmenas y las observaciones realizadas en el terreno. Con esta perspectiva, todos los años, se organizan talleres de formación y la red de expertos de la Organización se pone a disposición de los Países Miembros interesados.

La notificación de los eventos sanitarios por parte de los Países Miembros de la OIE es una obligación estatutaria. La transparencia de la información sanitaria es una condición primordial para la gestión de las enfermedades debido al mayor riesgo de propagación de las enfermedades resultado de la trashumancia de las colonias, el comercio regional e internacional de las abejas vivas, el material genético y apícola y los productos de la colmena. El comercio de reproductores o huevos por internet y por remesa constituye un poderoso factor de mundialización de las enfermedades de las abejas.

Cabe destacar la contribución de la OIE a la difusión mundial de la información técnica y científica gracias a sus publicaciones consultables en línea, de forma gratuita.

La preservación de la salud de las abejas, ya sean de cría o salvajes, forma parte de la buena gestión del medioambiente, la seguridad alimentaria y la valorización de la agricultura mundial. Dejar este aspecto de lado y transformarse en mero testigo de la disminución de las poblaciones de abejas en nuestro planeta traería graves consecuencias, tanto medioambientales, como agronómicas y económicas. La armonización de la gestión sanitaria de las abejas merece toda la atención por parte de la comunidad internacional, puesto que preservar las abejas es preservar nuestro futuro.

Fuente: OIE

agosto 5, 2014

La EFSA publicó el reporte final del proyecto FLURISK

El informe final del proyecto FLURISK de la EFSA fue publicado y en el mismo y se propuso utilizar una nueva nomenclatura para clasificar las cepas de influenza en animales de acuerdo a su potencial para infectar a los humanos. Los virus de influenza que circulan en animales plantean un riesgo para la salud pública, ya que pueden desarrollar la capacidad de infectar a los humanos. Por otra parte, si los virus adquieren la capacidad de propagarse fácilmente de persona a persona, pueden causar una pandemia. FLURISK reúne a institutos de investigación reconocidos internacionalmente y los laboratorios de referencia, los organismos internacionales y universidades de las áreas de la medicina veterinaria y humana en toda la Unión Europea.

Fuente: EFSA

julio 5, 2014

En Costa Rica fueron identificadas dos nuevos serovares de Leptospira

Especialistas del hospital de Ciudad Neily de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), aislaron dos nuevas cepas de Leptospira, las cuales eran desconocidas en el mundo. El hallazgo fue publicado en el Journal of Medical Microbiology de setiembre 2013 en el artículo titulado “New Serovars of Leptospira isolated from patients in Costa Rica: implications for public health”. Los nuevos serovares han sido denominados Leptospira Corredores y Leptospira Costa Rica. Según el Dr. William Martínez Abarca, Director del centro médico, este hallazgo se pudo hacer gracias al apoyo del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA) y a la confirmación de un laboratorio europeo. El director médico dijo que con frecuencia llegan a ese hospital pacientes infectados con Leptospira, a quienes se les toma muestras sanguíneas para confirmar el diagnóstico clínico. En este caso, dijo, con los primeros análisis, la doctora María del Pilar Díaz observó que estaba frente a un microorganismo con un patrón diferente al que usualmente se encuentra y por ello lo envió para el análisis respectivo al INCIENSA, confirmándose el hallazgo.

Fuente: NIH, EE.UU., ProMED Mail

diciembre 5, 2013