Prevención

En Argentina se diagnosticó por métodos bioquímicos infección priónica en un paciente humano

Autoridades del hospital Ferreyra de la ciudad Córdoba, Argentina, confirmaron que un paciente internado en ese nosocomio padecería un tipo de encefalitis vinculada a priones. “Tenemos una confirmación indirecta de la presencia del agente causal de la enfermedad a través del dosaje de una proteína vinculada que dio positivo, lo que es una forma indirecta de realizar el diagnóstico, a la vez que los síntomas clínicos que presenta el paciente se corresponden con la enfermedad”, precisó el director de ese centro de salud. “El diagnóstico exacto sólo puede realizarse a través de una biopsia de cerebro”, indicó el director, quien señaló que el caso fue comunicado en forma oportuna al Ministerio de Salud de la Provincia, a través del área de Epidemiología. Fuentes de esa dependencia confirmaron que la muestra extraída al paciente fue enviada al Instituto FLENI, en Buenos Aires para su análisis y que dio positivo. También se informó que estas enfermedades están bajo vigilancia y que los casos sospechosos se analizan en el FLENI donde funciona el laboratorio de referencia para el diagnóstico de enfermedades Priónicas. Este tipo de encefalitis genera daño cerebral y se caracteriza por una rápida disminución de las funciones mentales. Existen varios tipos de la patología, de las cuales la más frecuente es la enfermedad de Creutzfeld-Jakob esporádica , que comprende a la mayoría de los casos. En Argentina nunca se ha detectado vCJD que es causada por la Encefalopatía Espongiforme de los Bovinos

Fuente: La Voz

enero 2, 2014

Científicos del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) han demostrado la utilidad terapéutica del Interferón tipo III bovino en infecciones tempranas de Fiebre Aftosa

Los científicos de la Unidad de Investigación de Enfermedades Animales Exóticas del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) de los Estados Unidos, han demostrado que los interferones pueden utilizarse para proteger a los animales inmediatamente contra la infección de la Fiebre Aftosa. Esta rápida protección da tiempo a las vacunas para inducir la respuesta inmune del animal. Los interferones consisten en tres familias de tipo I (alfa-beta), tipo II (gamma), y tipo III (lambda). El químico Marvin Grubman descubrió que el tipo I es muy eficaz en el control de la infección por el virus de la Fiebre Aftosa. Esto se evidenció en cerdos que fueron inoculados con un vector viral que contiene el gen que codifica el tipo I de interferón porcino y que después fueron desafiados con el virus de la Fiebre Aftosa, los cuales fueron protegidos durante cinco días. Para cubrir la ventana de siete días que se necesita para las vacunas para empezar a proteger contra la Fiebre Aftosa, el Dr. Grubman ha combinado interferones del tipo I y II en un inoculante que bloquea rápidamente la acción del virus en cerdos. En combinación con una vacuna, esta tecnología patentada proporcionó protección completa desde el primer día hasta que la respuesta inmune de la vacuna se inició siete días más tarde. Estos métodos funcionan bien en cerdos, pero no en el ganado vacuno. Sin embargo, un grupo de científicos han identificado un interferón tipo III que protege rápidamente el ganado vacuno contra la Fiebre Aftosa. En pruebas de laboratorio, la enfermedad se retrasó significativamente en los animales expuestos al virus después de haber sido previamente tratados con interferón bovino de tipo III, en comparación con un grupo control que no recibió tratamiento .

Fuente: USDA

enero 2, 2014