Mayo, mes mundial de la enfermedad de Lyme

La Enfermedad de Lyme (EL) es producida por bacterias del Complejo Borrelia burgdorferi (B.b), que se transmite al humano por la mordedura de garrapatas del Complejo Ixodes.

En el mundo se registran más de 300 mil casos anuales, pero de acuerdo a un trabajo publicado en el Congreso de la Sociedad Argentina de Infectología 2019 por profesionales de CENDIE-INEI, de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud ANLIS “Dr. Carlos G. Malbrán”, en Argentina no hay circulación local de enfermedad de Lyme. Para que dicha enfermedad se produzca se requiere un escenario propicio en donde participan distintos actores: los genotipos específicos de Borrelia burdorgferi que producen Lyme; las garrapatas que tienen capacidad y competencia vectorial; animales reservorios que mantienen la enfermedad en el ambiente; personas susceptibles y una interacción entre el hombre y la naturaleza que permita el contacto y la transmisión eficaz del patógeno. Hasta la actualidad, solo puede haber casos sospechosos en pacientes que hayan viajado a zonas endémicas como Estados Unidos, Europa o Rusia asociado a diferentes variables epidemiológicas y clínicas.

Sin embargo, varias personas en el país informan que padecen la enfermedad sin haber viajado nunca fuera de Argentina.

Canadá: En Canadá informan que continúan en aumento los casos de enfermedad de Lyme

La enfermedad de Lyme es una amenaza microbiana emergente, y es la enfermedad transmitida por garrapatas más común en el Hemisferio Norte. En 2018, Canadá informó alrededor de 1.500 casos de enfermedad de Lyme, mientras que Estados Unidos tuvo 30.000 casos. Pero según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, el número real de casos es aproximadamente 10 veces mayor.

La mayoría de las personas afectadas por la enfermedad de Lyme experimentan síntomas leves parecidos a los de la influenza poco después de la picadura. También pueden desarrollar una erupción en forma de blanco y dolor muscular y articular. Si no se trata, la enfermedad de Lyme puede convertirse en una afección crónica caracterizada por parálisis facial, artritis y dolor en las articulaciones, así como trastornos neurológicos y cardíacos.

En los perros afectados por la enfermedad de Lyme, los síntomas típicos incluyen trastornos de las extremidades y articulaciones, así como anomalías renales, neurológicas y cardíacas.

A principios de la década de 2000 se registraron menos de 100 casos de enfermedad de Lyme en todo Canadá, y ahora el valor oficial supera los 1.000 casos anuales.

Mayo 2021

Fuentes: FLENI; Sociedad Argentina de Infectología; Yorktonthisweek.com