Nacionales

Argentina mantiene su condición de país de “Riesgo insignificante de Encefalopatía Espongiforme Bovina”

Ante la confirmación de un caso de Vaca loca/Encefalopatía Espongiforme Bovina (BSE) notificado por el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento del Brasil (MAPA), el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) de la Argentina informa que ha reforzado las habituales acciones de control que lleva adelante, desde hace varios años, en la importación de mercancías de riesgo procedentes del vecino país, con el fin de prevenir la probabilidad de ingreso de la enfermedad. La aparición de un segundo caso de BSE en Brasil no impacta en la situación sanitaria favorable de la Argentina, donde nunca se han detectado casos en animales ni en humanos. Asimismo, cabe señalar que, en los últimos 7 años, sólo se han importado desde Brasil gelatinas de cuero y otras vísceras o desechos de faena en pequeñas cantidades (como el colágeno y cartílagos), siendo todas ellas mercancías que no se consideran de riesgo con relación a estas enfermedades. En este mismo período no ha habido importaciones de bovinos vivos procedentes del país vecino. El pasado 14 de abril, el Laboratorio Nacional de Referencia para las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles (EET) de Brasil emitió un diagnóstico positivo en una muestra de tejido nervioso bovino confirmado posteriormente por uno de los Laboratorios de Referencia de BSE, de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). La confirmación por pruebas de inmuno-histoquímica demostró que los datos disponibles apoyan a una clasificación presuntiva de H-EEB (Encefalopatía Espongiforme Bovina) atípica. De acuerdo a lo informado por el MAPA, el caso corresponde a una vaca de 12 años, nacida y mantenida en la misma propiedad en Matto Grosso do Sul, con un sistema de producción de tipo extensivo, que fue remitida a frigorífico por problemas reproductivos. El animal llegó en decúbito esternal y fue sometido a sacrificio de emergencia, tomándose las muestras conforme los protocolos de vigilancia de la EEB. En el marco de las acciones de prevención del ingreso, existe una “Metodología de evaluación de riesgo de introducción de EEB a través de importaciones de animales vivos, su material reproductivo, productos, subproductos y derivados de origen animal y mercancías que los contengan (Resolución SENASA 117/2002 y modificatorias)”, que define su autorización de importación.

Fuente: SENASA

julio 5, 2014

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) distingue al Dr. Emilio Gimeno de Argentina

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) ha de distinguir en su Asamblea Anual de mayo 2014 en París, Francia al Dr. Emilio J. Gimeno con su medalla al Mérito Profesional, máxima distinción de OIE. El Dr. Emilio Gimeno, es Profesor Emérito de la UNLP, miembro de número de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria de Argentina y Pas-President de la OIE.

Fuente: PROSAIA

mayo 5, 2014

El SENASA refuerza los planes de control y erradicación de Brucelosis y Tuberculosis

La creciente demanda mundial de productos lácteos plantea una excelente oportunidad de mercado para los próximos años para nuestro país que, durante el 2013, exportó 350.723 toneladas provenientes de establecimientos certificados como libres de Tuberculosis y Brucelosis por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA). “La lechería conforma uno de los complejos agroindustriales más importantes de la Argentina, observándose una mejora significativa en la calidad de la leche producida, entre otras causas, por la aplicación desde el Estado de planes de control y erradicación de enfermedades como la Tuberculosis y la Brucelosis”, indica Luis Carné, vicepresidente del SENASA. Estas acciones del SENASA se enmarcan en la estrategia impulsada desde el Ministerio de Agricultura de la Nación para favorecer el valor agregado en la producción agroalimentaria destinada al consumo interno y a la exportación. “Nuestro objetivo es seguir posicionándonos como uno de los principales productores de alimentos con alto valor agregado a nivel mundial", dice el titular de la cartera, Carlos Casamiquela. El mapa de la lechería argentina muestra una estructura primaria de aproximadamente 2 millones de vacas en lactancia ubicadas en 11.800 tambos –actualmente ocupan 3 millones de hectáreas– que produjeron en la última campaña alrededor de 11.400 millones de litros de leche, con una producción individual de 5.150 litros por lactancia. La distribución de la producción primaria se encuentra principalmente en las cuencas lecheras de las provincias de Córdoba (36%), Santa Fe (30%), Buenos Aires (26%), Entre Ríos (5%) y La Pampa (2%). “La región pampeana aporta el 99% del total de leche del país”, refiere el director nacional de Sanidad Animal del SENASA, Rodolfo Bottini. El 80% de los establecimientos productores de leche corresponde a un rango de entre 100 y 499 hectáreas totales. Normalmente se trata de establecimientos con una producción mixta de actividades agrícolas y ganaderas. La superficie asignada al rodeo de vacas de tambo tiene una mayor importancia en el estrato de 100 a 200 hectáreas (50% de los tambos). Solamente el 6% de los tambos supera las 300 vacas en ordeñe, y la provincia de Entre Ríos muestra un predominio marcado de los tambos más pequeños, ya que un poco más del 80% de los tambos de características familiares no supera las 50 vacas en ordeñe. En base a la producción diaria de leche, las explotaciones lecheras de menor escala producen de 1.000 a 2.000 litros diarios. En una situación intermedia aparecen las explotaciones medianas a grandes que se ubican en el rango de 2.000 a 3.000 litros diarios de leche y disponen de 200 hectáreas destinadas a la actividad. “La producción primaria lechera argentina proviene de rodeos libres de Brucelosis y Tuberculosis o que se encuentran bajo programas oficiales de control y erradicación de ambas enfermedades, instrumentados por el SENASA”, destaca Nicolás Winter, director de Programación Sanitaria del SENASA.

Fuente: SENASA

mayo 5, 2014

​Mé​xico da el visto bueno a la importación de productos avícolas argentinos

​México aprobó el certificado sanitario que habilita a Argentina para exportar carne de aves y huevos a Méjico, según ha informado el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA). La medida completa la gestión para la apertura del mercado mexicano para estos productos acordada el año pasado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) de México. La presidenta del Servicio, Diana Guillén, recibió la confirmación en un escrito oficial firmado por Fernando Rivera Espinoza, director general de Salud Animal de la SAGARPA. La nota en cuestión indica que los requisitos zoosanitarios para la importación de huevo para plato y carne avícola ya se encuentran publicados en la web del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA). Tras el acuerdo entre las autoridades agropecuarias de ambos países, el SENASA solicitó al SENASICA de México las exigencias sanitarias vigentes para el ingreso de huevos y de carne aviar fresca y sus productos. Posteriormente, el servicio sanitario mejicano realizó una visita in situ donde inspeccionó granjas y establecimientos elaboradores de huevos y carne aviar con vistas a la habilitación para exportar esa producción. Seguidamente, ambos servicios sanitarios acordaron los términos de la certificación para la exportación de los productos en cuestión y el SENASA envió la documentación, con los sellos y firmas correspondientes para que se pusieran en conocimiento de las autoridades en los puntos de ingreso a México. Finalmente la aprobación del certificado torna operativo el acuerdo.

Fuente: Associated Press

abril 18, 2014